4 Domingo de Adviento

“He aquí la esclava del Señor…”. Ningún otro ser humano experimentará exactamente lo que María vivió, pero todo ser humano comparte esto: Dios habla a nuestro corazón y nos da a conocer su voluntad. No vemos ángeles, no escuchamos voces, pero sabemos lo que Dios nos pide. Lo que Dios pide no es tan dramático como lo que le pidió a María, pero tampoco es juego de niños. Dios nos pide que vivamos como discípulos del hijo de María, poniendo el bienestar general, el bienestar de las personas y la salud del planeta delante de nuestra propia comodidad y conveniencia. Esto podría no ser nuestro primer instinto, ya que estamos predispuestos a buscar nuestra propia autoconservación, pero es lo que pide Dios—vidas en las que todas las opciones están gobernadas por la caridad, la misericordia y la justiciar. Dios le pidió mucho a María y ella dijo sí. A medida que se acerca nuestra celebración del Nacimiento de su hijo, hagamos una pause cada día para preguntarnos sin nosotros también estamos diciendo sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.