LA BONDAD

La bondad es una actitud positiva y constructiva hacia los otros, hacia la naturaleza y hacia las cosas. Es la inclinaci贸n natural a hacer el bien; cualidad propia del car谩cter apacible y manso.

Para S贸crates el bien es un estado del alma y su esencia la sabidur铆a. Sin embargo, el hombre no es puro intelecto, sino que adem谩s es un cuerpo, por lo tanto la vida buena debe ser mixta, ni demasiado espiritual ni solamente entregada a los placeres sensibles.

Plat贸n coincide con este concepto y agrega que hay que reconocer que este no es el 煤nico mundo ni el mejor.

El secreto que guarda una vida de bondad lo da la perfecta proporci贸n, o sea que la bondad es una forma de lo bello y arm贸nico.

El hombre es bueno cuando es virtuoso y la virtud es conocimiento y prudencia.

Plat贸n no identifica al bien con el placer, porque cometer una injusticia es peor que padecerla, ya que empobrece el alma que es lo peor que le puede pasar al hombre; porque el placer debe estar subordinado al bien y la raz贸n debe ser juez de los placeres que deber谩n estar al servicio de la salud, la armon铆a y el orden del alma y del cuerpo.

Para Kant, no hay nada que pueda tomarse sin restricci贸n por bueno salvo la buena voluntad; porque todos los talentos del esp铆ritu dependen del uso que la voluntad le da.

La voluntad es la facultad de 谩nimo, y en ella reside la bondad o la maldad de las conductas, porque la voluntad es la fuente de la moralidad.

La voluntad buena, para Kant, es un fin en si mismo y se basa en el deber, la m谩xima y el respeto a la ley moral.

La voluntad buena es la que conduce a acciones por deber y no sigue las inclinaciones. En la circunstancia en que las inclinaciones se oponen al deber se apreciar铆a la bondad de la acci贸n.

La m谩xima es el principio subjetivo que rige nuestra conducta, son nuestros valores, y la evaluaci贸n moral de estos valores depender谩 de su coincidencia con el principio moral objetivo.

De modo que el valor de una acci贸n moral depende de este principio y no de su prop贸sito, debe ser 鈥渁 priori鈥 de las circunstancias.

La ley moral tiene que ser por lo tanto meramente formal, o sea universal.

Con referencia a la bondad en general, o sea al buen car谩cter, Arist贸teles nos dice que todos tenemos la capacidad de ser buenos pero igualmente hay que desarrollarla con la pr谩ctica por medio de acciones objetivamente virtuosas, sin reflexionar sobre ellas ni elegirlas sino por la disposici贸n habitual.

O sea que para Arist贸teles, los actos virtuosos propios de la bondad es una cuesti贸n de h谩bito que a la larga demostrar谩 ser lo mejor.

Para Arist贸teles, una acci贸n buena se distingue por poseer un cierto orden o proporci贸n y se encuentra en el centro entre dos extremos. Por ejemplo, el exceso de confianza ser谩 temeridad y el otro extremo ser铆a la cobard铆a; en el centro estar铆a la virtud de la moderaci贸n.

Arist贸teles dice que todos los elementos valiosos tienen un l铆mite, que si se excede dejan de ser valiosos y se convierten en peligrosos.

Las acciones se dirigen hacia un fin y en el sistema de Arist贸teles, para que sea una acci贸n virtuosa hay que introducir la obligaci贸n moral.

Creo que hasta el peor de los mortales sabe cuando est谩 actuando con bondad, cualquiera sea su objetivo, porque la bondad no nos aleja de nuestros prop贸sitos, al contrario, puede elevar nuestro nivel de entendimiento y superarlos.

Elegimos ser buenos cuando dejamos de creer que los dem谩s son culpables de nuestros males.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu b煤squeda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.